Tratamiento MAIZ, lo que debes saber y nadie te dice; esto me pasó usándolo ante el covid-19

El MAIZ Pack, que realmente es solo MIZ ante la ausencia de azitromicina.

Y lo que te entregan es MIZ, no MAIZ, porque Azitromicina no hay.

Durante los meses de octubre y noviembre de 2020 pasé la peor etapa de un año que la humanidad quizás quiera borrar para siempre de sus vidas. En mi caso por el coronavirus SARS-Cov-2, el que genera la enfermedad del covid-19. Ante eso, en Honduras, mi país, las autoridades desarrollaron un protocolo llamado MAIZ, que por sus siglas son cuatro medicamentos: Microdacyn, azitromicina, ivermectina y zinc.

Antes de salir positivo por covid, un galeno en turno me indicó este tratamiento en un triaje de Tegucigalpa, dijo que podía ayudarme como prevención. Y en efecto, debo decir que parece funcionar en las etapas previas, sobre todo por la azitromicina, sin embargo, la potencia de estas y la combinación de los otros tres componentes literalmente te destruyen el estómago.

Antes de usar el protocolo MAIZ se debe tomar protectores gástricos de buena calidad y estos deben continuar durante la enfermedad y después de haberla superado. Pero eso no me lo dijeron el día que me lo indicaron. Tras MAIZ, terminé con úlceras en el estómago.

Aunque la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos, por sus siglas en inglés), claramente dice en su sitio web que no está indicada para el tratamiento del covid, lo cierto es que al tomarlas yo sentí mejorías en la infección, pese a las advertencias de este ente referente mundial.

La página de la FDA de Estados Unidos sobre el uso de la azitromicina contra el covid.

Sin embargo, la combinación de medicamentos antes descrita, termina siendo una bomba para el estómago. Dos médicos del triaje, el de una clínica privada, uno del hospital Cardio Pulmonar del Tórax y tres del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) que me atendieron durante el proceso, coincidieron en su respuesta que el protocolo MAIZ me había destruido la flora intestinal y provocado úlceras. Para ello comencé un tratamiento de protectores gástricos, y una dieta de alimentos cocidos sin grasas, sin sal, ni especias o condimentos. Tampoco cebollas, chiles, café, té, lácteos. Nada de fritos, carnes rojas, carnes de cerdos y aceites. En cambio, de eso, muchos probióticos, frutas y verduras.

Veamos la siguiente tabla con los componentes de MAIZ con sus beneficios y complicaciones (lo que no te dicen los médicos).

Microdacyn
Qué es: Un antiséptico de alto nivel.
Para qué sirve: Para desinfectar y combatir infecciones causadas por hongos, virus, esporas y bacterias.
Efectos secundarios: Solo en pacientes hipersensibles, puede producir úlceras

Azitromicina
Qué es: Un antibiótico sintético dependiente de la eritromicina.
Para qué sirve: Se usa para tratar ciertas infecciones bacterianas, como la bronquitis, neumonía, enfermedades de transmisión sexual (ETS) e infecciones de los oídos, pulmones, senos nasales, piel, garganta y órganos reproductivos.
Efectos secundarios: diarrea intensa (heces líquidas o con sangre), calambres estomacales (puede ocurrir hasta 2 meses o más después del tratamiento), ictericia en la piel u ojos. cansancio extremo.

Ivermectina
Qué es: Es un antiparasitario
Para qué sirve: Destruye los parásitos presentes en el intestino.
Efectos secundarios: mareos, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, dolor o hinchazón estomacal, diarrea, estreñimiento, debilidad, somnolencia, temblor incontrolable de alguna parte del cuerpo, molestias en el pecho.

Zinc
Qué es: Un mineral.
Para qué sirve: Para la capacidad para saborear los alimentos, entre otros.
Efectos secundarios: Ingestión, diarrea, dolor de cabeza, náuseas y vómitos.

Claramente podemos ver que la combinación de estos medicamentos puede provocar en algunas pacientes complicaciones como las que yo viví, porque no me advirtieron que debía escudarme el sistema gástrico, aunque insisto en decir que yo, en mi experiencia, sí sentí mejoría contra el covid-19 usándolo.

La realidad

Sin embargo, la cara oscura de MAIZ es que en los triajes solo te dan MIZ (microdacyn, ivermectina y zinc), dado que la azitromicina hay que salir a comprarla a las farmacias comerciales para poder completarlo. Son tres pastillas por un monto aproximado de L520.00, unos $20.80 dólares al cambio del 26 de noviembre de 2020.

En ese sentido, es inexplicable cómo el gobierno presume de haber invertido 50 millones de lempiras, en el mes de julio para ejemplificar, para la compra de los medicamentos que forman el protocolo MAIZ, pero que al final de cuentas no son entregados a los contagiados.

En sus portales, el gobierno dice haber gastado más de 50 millones de lempiras en la compra de los componentes del protocolo MAIZ, el que se entrega incompleto a los contagiados por covid-19.

Recientemente en noviembre, regresé a los centros de triaje ya no como pacientes, sino como periodista y le pregunté a cada persona que recibía el protocolo MAIZ si habían recibido en el mismo la azitromicina. La respuesta de todos fue negativa.

La situación se pone más oscura cuando, un ciudadano debe pagar en farmacias privadas básicamente L104.00 lempiras por cada una de las cinco tabletas que indica el protocolo MAIZ deben consumirse, cuando los propios entes del Estado de Honduras las han comprado sobrevaloradas a droguerías locales (según ÓRDEN DE COMPRA No. 059-2020 de Invest-H) por L17.00 lempiras, Copeco por L 25.00 lempiras cada una; y llore, la Sesal las compró a L2.79 lempiras cada una, según la Ejecución Presupuestaria de Sesal con relación al Covid-19.

Es decir, para verlo más claro, mientras el gobierno compra las tabletas de azitromicina por L2.79 lempiras, otros compradores autorizados en la emergencia como Copeco e Invest-H las compran sobrevaloradas por hasta ocho veces más caras que el valor original, mientras el pueblo, que no las encuentra en los triajes, hospitales y centro de salud, debe pagarlas 37 veces más cara del valor que el Estado logra adquirirlas para que se pierdan en el proceso.

No hay duda, la cultura de la trampa en Honduras, nos condenará por los siglos hasta el final de nuestros tiempos. Y esta información seguramente también hará que te duela el estómago.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s