Los orígenes del libro Nacho, la cartilla con la que aprendió a leer Latinoamérica

Los orígenes del libro Nacho, la cartilla con la que aprendió a leer Latinoamérica

Recuerdo aquellas tardes en las que tenía que abrir el libro Nacho (cartilla en todo caso) y repetir hasta el cansancio. «Mi mamá me mima», «Mi mamá me ama». Y aunque yo quería seguir leyendo las lecciones más avanzadas, la maestra del grado (curso) no nos dejaba.

Ahora, ya con media vida recorrida, recuerdo el libro Nacho con nostalgia. Como dice el dicho: «era feliz y no lo sabía».

Pero ¿sabían que este libro, realmente fue con el que aprendió a leer casi toda América Latina?

Su origen es dominicano. Nacho fue escrito por un maestro de escuela llamado Melanio Hernández quien hizo más que un texto, una plantilla de aprendizaje de generaciones.

El libro se editó por primera vez en 1973 en Colombia por la editorial Susaeta. Su nombre es en honor al hijo del dueño de la editorial, de nombre, Ignacio Susaeta.

El libro se distribuye en toda América Latina y según averiguaciones que he hecho en Internet y con algunos otros amigos periodistas de cada país, pues, Nacho fue su primer libro.

Nacho llegó para destronar al famoso Coquito, otro libro de aprendizaje de lectura que databa de los años 50, además de otros textos como Carreño o el católico Astete y Carreño.

Vale decir que, tras el éxito de Nacho, este además de ir expandiéndose por Latinoamérica, también fue evolucionando con los años, con versiones como:

  • Nacho
  • Nacho Lee
  • Nacho Escribe
  • Nacho Avanzado
  • Nacho (A, B, C, D, E)
  • Nacho Formación Docente
  • Nacho Dibuja
  • Nacho Recorta
  • Nacho aprende inglés.

Y luego llegaron las versiones locales en Paraguay, Colombia, Honduras, Nicaragua, Ecuador, Estados Unidos, República Dominicana, entre otros.

Nacho Estados Unidos.

Cada grado cuenta con un libro Nacho para el estudio del español, la gramática y la composición silábica. Pero además hay otras materias como el Nacho Matemático

En Honduras, en los últimos años se han usado además de Nacho, otros libros como «Aprende conmigo» y en otros países de Latinoamérica «Leíto».

Vale decir, que a medida que la tecnología gana terreno, también estos textos van quedando rezagados y son aplicaciones y softwares con los que las nuevas generaciones están aprendiendo a leer.

¿Y vos, aprendiste a leer con Nacho?

5 respuestas a “Los orígenes del libro Nacho, la cartilla con la que aprendió a leer Latinoamérica”

  1. El libro «Nacho» fue creado por Melanio Hernández , autor dominicano, nacido en el municipio Bonao, de la provincia Monseñor Nouel, en el año 1976. (@melanio_hernandez) • Instagram …

  2. Con todo respeto estás desinformando a la gente, este libro tuvo su verdadero origen en la República Dominicana y se editó por primera vez en Colombia en el ańo 1973. Aquí te dejo el dato. ⬇️🤔

    📍Nacho Lee 📚

    La cartilla Nacho Lee “surgió como una necesidad más que de una inspiración” dijo su autor Melanio Hernández en una entrevista.[5] El profesor Hernández nació en Bejucal de Monseñor Noel cerca de Villa Altagracia, donde ahora vive atendiendo una pequeña librería en República Dominicana. Llegó a Villa Altagracia en 1946 como maestro y permaneció enseñando hasta el año 2000.

    En 1963 se introdujo un manual para alfabetizar llamado “Por el mundo del cuento y la aventura”, constaba de tres tomos solo para primer grado: 1 tomo de alfabetización y los otros dos de reforzamiento.

    En esta época el profesor Hernández trabajaba en la Secretaría de Educación y estaba coordinando una reforma en el sector con varios especialistas. De allí surgió la idea de elaborar un libro más sencillo. Debía tener una letra script como se le llama a la letra impresa, para facilitar la lectura.

    Constaba de 80 páginas con todas las combinaciones silábicas para poder aprender a dominar la lengua como “mi mamá me mima” una de las frases más conocida por todos. Por su sencillez y la facilidad de aprendizaje, los maestros de primer grado la usaron con mucho éxito y tuvo una muy amplia difusión.

    Se crearon otras partes de reforzamiento como “Nacho Lee” y “Nacho escribe”. Y tomó los nombres de los países donde se fue distribuyendo como “Nacho Hondureño” “Nacho en Perú”, entre otros. Nacho se editó por primera vez en Colombia en 1973.

    Así fue como aprendieron a leer y a escribir nuestros padres, abuelos, bisabuelos y muchos de nosotros y nosotras, a quienes invitamos a realizar un viaje por nuestra primaria, a la aventura de las primeras letras, al recuerdo de la infancia y de la memoria de nuestros antecesores, a través de la exposición virtual y permanente ‘La Alegría de Leer’: http://archivobogota.secretariageneral.gov.co/laalegriadeleer

    ¡ Feliz Día del Idioma!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: